domingo, 14 de agosto de 2016

La muerte de Sócrates. Romano Guardini.

La muerte de Sócrates. Romano Guardini. Ed. Palabra. 366 páginas. Conjunto de reflexiones del gran pensador, Romano Guardini en uno de los cursos de la asignatura que impartió a universitarios en la Universidad de Berlín dentro de la asignatura, creada para él, sobre “Filosofía católica de la religión y Cosmovisión Católica”, según la sugerencia que le hizo el filósofo Max Scheler. Uno de los cursos lo dedicó al estudio de los grandes fundadores del pensamiento europeo: Sócrates y Platón. En este caso, Romano Guardini analiza uno de los grandes hitos de la historia intelectual de Occidente: la muerte del maestro filósofo Sócrates por defender la verdad en la que él creía, como un acto de justicia hacia la verdad misma. El autor lo hace mediante el comentario de los siguientes diálogos platónicos, Eutifrón, Critón y Fedón y la Apología de Sócrates. No soy un experto en filosofía, pero este libro me ha parecido muy interesante porque pone en contexto cada uno de los diálogos de Platón que comenta: quiénes son los que intervienen y por qué dicen lo que dicen: da las referencias necesarias para entender más cabalmente las reflexiones y los argumentos. Y pone en primer plano la belleza de una vida en la que el compromiso con la verdad y la justicia se toma con tanta seriedad, que se está dispuesto a dar la vida por ese compromiso, como así hizo Sócrates, con un vigor que ha recorrido la historia europea durante veinticinco siglos y ha sido uno de los fundamentos de la civilización occidental. Muy recomendable

lunes, 4 de julio de 2016

El fin de la modernidad. Ensayo de Romano Guardini.

El fin de la modernidad. Romano Guardini. Ed. PPC Ensayo editado por PPC en 1995, con prólogo muy elocuente sobre la vigencia de Romano Guardini, escrito por uno de los grandes expertos en el autor en España, el Prof. Alfonso López Quintas. Me he interesado en este libro por la cita que hace de él el Papa Francisco en Laudato Si. El autor hace un recorrido por el sentido de la existencia e imagen del mundo en la Edad Media (Capítulo 1), el nacimiento de la imagen moderna del mundo (Capítulo 2), para acabar con el desvanecimiento de la imagen del mundo de los tiempos modernos y la formación de una nueva imagen (Capítulo3). La conclusión, si he entendido bien al autor, es que la modernidad, que centró su mirada en el hombre y los derechos que le pertenecen por su dignidad, perdió pie porque no reconoció que su visión del hombre se apoyaba en la Revelación cristiana, en los valores del Evangelio. El autor apunta a estos tiempos y a “los últimos tiempos”, a la visión escatológica, no porque considere cercano el fin del mundo, sino porque contempla la vida del hombre, de la persona y su plenitud, a la luz de su llamada a la comunión con Dios en esta vida y en la vida futura. Y esta vida se vive de un modo nuevo a la luz de la futura. Lo que me ha llamado más la atención del ensayo son las páginas que dedica al poder que ha alcanzado el hombre sobre la naturaleza, gracias a los avances de la ciencia y de la técnica, y cómo ha faltado un crecimiento paralelo de la responsabilidad. En este sentido, enfatiza el respeto al medio ambiente y a la naturaleza, con unas consideraciones que se adelantan en muchos años a las políticas de cuidado actuales. A la edición que comento, acompaña un breve trabajo cuyo título lo dice todo: “Quien sabe de Dios, conoce al hombre”.

martes, 31 de mayo de 2016

El espíritu de Dostoyevski, ensayo de Nicolai Berdiaev.

El espíritu de Dostoyevski. Nicolai Berdiaev. Ed. Nuevo Inicio. 253 páginas. Reedición de un clásico del filósofo ruso, Nicolai Berdiaev, expulsado de Rusia por los soviéticos en 1922, en el famoso “barco de los filósofos”. Y afincado en Francia desde entonces. El origen del libro son las conferencias que pronunció Berdiaev en 1920 en Moscú, ya dominado por los soviéticos. Con gran claridad y hondura, el pensador afronta los grandes temas de la obra de Dostoievski, que son los grandes temas de la literatura y de la filosofía y de la vida: Dios, el hombre, la libertad, el mal, el amor… En la obra de Dostoievski, al analizar la situación de Rusia (hay un capítulo del libro de Berdiaev dedicado al alma rusa, según Dostoievski), se anticipa lo que sucedería en ese gran país unas decenas de años después: la revolución comunista. Berdiaev dedica un capítulo a analizar la leyenda del Gran Inquisidor, que trata del hombre que se hace dios, contrapuesto a Jesucristo, el Dios-Hombre. Y, con gran finura de análisis, Berdiaev expone que Dostoievski no criticaba tanto al catolicismo romano como al socialismo totalitario, el comunismo, al que se anticipó, que pretende la felicidad del hombre, el paraíso en la tierra, coartando la libertad y controlando todo. Con la mayor y más cruel tiranía que ha conocido la historia… Berdiaiev. Que en un tiempo fue socialista y marxista, se distancia del marxismo y lo define como una religión que pretende salvar al hombre organizando su vida, no solamente sin Dios, sino contra Dios, y por tanto, contra el hombre. Y en 1909 ya escribe: “por senderos complicados y sinuosos llegué a la fe y a la Iglesia de Cristo, a la que considero ahora como mi madre espiritual”. Concluye Berdiaev con un análisis de la grandeza y los límites de la obra de Dostoievski, y su significación para nosotros en la actualidad: la grandeza de la libertad y sus riesgos, que no por ser una aventura arriesgada, ha de dejar de intentarse, pues es la única forma de crecimiento y, por tanto, de felicidad del hombre y de cumplimiento de su vocación divina al amor, pues el mismo “Dios ha querido correr el riesgo de nuestra libertad”, en frase feliz de San Josemaría Escrivá de Balaguer.

martes, 24 de mayo de 2016

"Lila", novela de Marilynne Robinson

Lila, novela de Marilyne Robinson. Ed. Galaxia Gutenberg. Barcelona, 2015. 297 páginas. La autora, profesora universitaria, ensayista y crítica literaria, reconocida con el Premio Pulitzer y el National Book Critics Award de 2004 por su novela “Gilead”, ambientada en una pequeña población rural de Iowa, vuelve a los personajes de esa obra, el pastor metodista John Ames y su mujer Lila. En “Gilead”, la voz narrativa y el punto de vista es el del pastor John Ames, ya mayor, que escribe una larga carta a su hijo de siete años, que tuvo ya muy mayor, para contarle sus recuerdos y todo lo que le gustaría contar a su hijo, pero presumiblemente no podrá, para que las lea cuando tenga más edad y pueda entenderlas. John Ames es un hombre piadoso y rezador, que sirve a los files confiados a sus cuidados con esfuerzo y dedicación, y afronta los dolores y misterios de la vida acudiendo a la oración y a la Biblia; sorprende la naturalidad, hondura y belleza con la que el relato expresa la relación con Dios y su creación y sus criaturas. Esta novela, “Lila”, está escrita desde el punto de vista de la esposa del pastor, niña que nace en una casa desolada, en la que no es cuidada, y es “robada” a los tres años por una mujer, Doll, que la cuida y la salva. Sin ninguna formación, sin apenas familia, viviendo de acá para allá con unos sin hogar, que duermen al raso, y viven donde hay trabajo, emigrando de continuo por la gran geografía de Estados Unidos, llama la atención esta historia de aprendizaje y redención, dura, en la que se expresan con crudeza las cortantes aristas de una vida sin familia, sin hogar y casi sin amor, salvo el de Doll en su infancia, donde la bondad y el amor de un pastor cristiano protestante, primero humaniza y poco a poco, abre el corazón roto y lleno de cicatrices de su esposa Lila a algo más allá, contando con el tiempo. Con naturalidad, en el día a día, Lila descubre la belleza implícita de la fe cristiana a través de la vida ordinaria de esa comunidad rural y, sin grandes conversiones, Lila se abre a una fe arraigada en la vida de su marido y de las personas de su pequeña comunidad. Muy bien escrita, es alta literatura.

miércoles, 11 de mayo de 2016

"Gilead", de Marilynne Robinson. Una obra maestra

"Gilead". Marilynne Robinson. Ed. Galaxia Guttenberg. 267 páginas. Novela ambientada a mediados del siglo XX en Iowa, en un pueblo pequeño del campo del Midwest americano profundo. La forma literaria es una larga carta del pastor metodista John Ames a su hijo, de siete años, que ha tenido ya mayor, contándole su vida y la de su familia y todo lo que quiere que sepa, para que la lea cuando crezca y pueda entenderlo. El pastor está al final de una larga vida de servicio a su pequeña congregación rural. Es hombre muy piadoso, hijo y nieto de pastores metodistas. Su relato está cargado de referencias y citas de la Biblia, muy bien traídas. Su figura despierta la simpatía y llama la atención que en una novela que ha ganado el Premio Pulitzer de ficción y el National Critic Circles Book Award, se trate con tanta naturalidad y calidad literaria la relación del hombre con Dios, la belleza de la Creación como obra de sus manos, y la obra de salvación de Jesucristo. Es un libro de gran belleza formal, reconfortante. Y se lee con ganas de conocer el desenlace, pues enlaza diversas subtramas que despiertan el interés. Si Flannery O’Connor planteaba sus obras como “un puñetazo en el estómago” del lector, secularizado y distante de Dios, para hacerle reaccionar y sus criaturas eran sorprendentes por el extraño mundo en que vivían y sus historias manifestaban con toda su crudeza la violencia, la pobreza, la incultura y la marginación, Marilynne Robinson ha creado unos personajes llenos de nobleza y un mundo límpidamente bello, sin ocultar la dureza y las penas de la vida: los ojos de este piadoso pastor metodista nos muestran un Dios cercano que acompaña la vida de los hombres, que cuida y protege a cada uno.

martes, 19 de abril de 2016

El adolescente, de Fédor Dostoievski

"El adolescente" Fédor Dostoievski. Ed. Juventud. 650 páginas. Barcelona, 2011, 6ª ed. Penúltima novela del gran escritor ruso, que escribió justo antes de los Hermanos Karamazov, su obra cumbre. Hablan muy bien de ella Romano Guardini en su libro “El universo religioso de Dostoievski” y Nicolai Berdiaev en su ensayo “El espíritu de Dostoievski”. Es una obra de madurez, escrita en la última etapa de su vida, y se nota: los grandes temas del autor ruso salen con hondura y oportunidad. El narrador es el propio adolescente, toda su vida centrada en su “yo”, un yo poco maduro, fantasioso, algo fanfarrón e irascible, a merced de las impresiones, pero camino de algo más, en crecimiento. Son de este libro algunas de las grandes reflexiones de Dostoievski, concentradas en alta literatura, como “el hombre no puede vivir sin arrodillarse, o adora a Dios, o se inclina ante un ídolo de oro o de madera…” Y otras como el diálogo sobre el ateísmo y la alegría, incompatibles entre sí. Pero el libro no es un ensayo, es una ficción que atrapa, con todos los recursos de las novelas que enganchan al lector: documentos secretos, conspiraciones, estafas, cárcel, sorpresas repentinas, intentos de asesinato… La edición que he manejado, con abundantes notas y un glosario y elenco de nombres, facilita mucho la lectura. Libro poco conocido en comparación con otras obras de Dostoievski, pero a la altura de sus grandes obras, como Crimen y castigo, El idiota, Los demonios…

miércoles, 6 de abril de 2016

El Concilio Vaticano II. Philipe Chenaux.

El Concilio Vaticano II. Philipe Chenaux. Ed. Encuentro. Madrid, 2014. 207 pags. Síntesis del gran acontecimiento eclesial y, en el conjunto de la historia del siglo XX, uno de los más relevantes e influyentes. El historiador suizo actualmente es Catedrático de Historia de la Iglesia moderna y contemporánea en la Pontificia Universidad Lateranense de Roma y Director del Centro de Estudios sobre el Concilio Vaticano II. El libro realiza una somera síntesis documentada (324 citas a pie de página) y ordenada: quizá éstos sean los grandes valores de este libro: la síntesis ordenada. Los títulos de los capítulos muestran bien su contenido: La herencia de Pío XII, Los movimientos eclesiales preconciliares (movimiento litúrgico, bíblico y patrístico, mariano, ecuménico y de apostolado seglar), La idea conciliar de Juan XXIII, La preparación, Los participantes (los padres conciliares, los peritos, los observadores no católicos, los auditores laicos). El desarrollo, narrando los principales hitos de cada una de las cuatro sesiones y de los periodos de intersesiones. Aborda luego el libro con algo más de detalle los debates de los grandes temas que se trataron en el Concilio, a juicio del Prof. Chenaux: La Iglesia ad intra: con los temas más debatidos: las fuentes de la revelación (para la aprobación de la Constitución Dei Verbum) y la colegialidad episcopal (en la aprobación de la Constitución Lumen Gentium), con la Nota Explicativa praevia. La Iglesia ad extra, con el debate de la relación Iglesia-mundo de la Gaudium et Spes y la libertad religiosa, tratada en la Dignitatis Humane. A continuación trata sobre el tratamiento del ecumenismo, las relaciones con los judíos, con el Islam, y el diálogo con los marxistas. Trata el autor también del inicio del pontificado de Pablo VI, y la puesta en práctica de la reforma litúrgica y de la reforma de la Curia. Concluye el libro con dos capítulos de gran interés. Uno primero en el que aborda la crisis del postconcilio: crisis de fe, crisis del Magisterio, crisis del clero y crisis del laicado organizado. Y un último capítulo sobre las fuentes y la historiografía, en la que aborda la historización del Concilio, las fuentes para el estudio del Concilio, la cuestión de la hermenéutica sobre el Concilio, con el Sínodo que tuvo lugar a los 20 años del fin del Concilio y la sabia distinción de Benedicto XVI, en la estela de Juan Pablo II y tantos padres del Concilio, entre la hermenéutica de la ruptura y la hermenéutica de la reforma, en continuidad con toda la tradición de la Iglesia. Resultan muy interesantes también los nombres que van saliendo a lo largo del libro: los grandes teólogos (Ratzinger, Congar, Gerard Phillips, Charles Journet, Danielou, Henry de Lubac y tantos otros), los padres conciliares, entre otros, algunas intervenciones relevantes de Karol Wojtyla, Köning, etc. Y la dirección del Concilio por parte del Papa Pablo VI. El libro, a mi juicio, sin ser un experto, tiene algunas lagunas: cita con frecuencia para apoyar sus afirmaciones a la monumental obra en cuatro tomos sobre el Concilio Vaticano II del Prof. Alberigo y la Escuela de Bolonia, que aunque tiene muchos méritos. es precisamente más partidario de la hermenéutica de la ruptura: el Concilio Vaticano II como acontecimiento que produjo un espíritu que va más allá de sus textos; esta exégesis fue precisamente la causante de gran parte de la crisis posconciliar. Aunque el autor, en la página 198 y nota 309, hace una severa crítica de esta obra, de hecho asume bastantes de sus interpretaciones. Otra laguna que he observado, es la ausencia en los precedentes del Concilio, en el ámbito laical, de la cita de algunos de los precursores del Concilio y, entre otros, la predicación de la llamada universal a la santidad en medio del mundo y del trabajo profesional de san Josemaría Escrivá de Balaguer. Por lo demás, es una síntesis ordenada e ilustrativa de este gran hito en la historia de la Iglesia que fue el Concilio Vaticano II, que buscó dar a conocer a Jesucristo y su doctrina salvadora al mundo contemporáneo con nuevo vigor, en continuidad con la tradición de la Iglesia.