miércoles, 7 de septiembre de 2016

Los crímenes del esteta y otros relatos. Luis Ramoneda Molins.

Los crímenes del esteta y otros relatos. Luis Ramoneda. Ed. Ritmos del siglo XXI. Madrid, 6.2016. 187 páginas. La colección de relatos de Luis Ramoneda Molins es uno de esos selectos libros que da pena que se acabe y apetece leer y releer... El autor, reconocido crítico literario de Aceprensa, poeta, novelista, ensayista y traductor ha logrado en este su décimo libro, reunir veinticuatro relatos de alta calidad literaria. El tono es la sencillez expresiva: se leen muy bien; la riqueza de vocabulario, con sustantivos y adjetivos que se encuentran sólo en los grandes maestros; la belleza en la descripción de ambientes, sobre todo rurales y de montaña: se nota que el autor ama la naturaleza y la conoce por experiencia directa. En este contexto, la luz, el agua, la nieve, los bosques y los colores del mundo aparecen con toda su hermosa variedad. Los sonidos y la música constituyen otro de los grandes ambientes en los que se desarrollan las historias. Y más allá de la perfección formal, Ramoneda Molins conoce el alma humana, sus alegrías y dolores, y sabe contarlas. Están muy presentes los gozos y las penas de la vida familiar, la guerra (hay varios relatos ambientadas en la Guerra Civil española); y la muerte, a la que el autor presta una especial atención, como también lo ha hecho en otros libros anteriores: se diría que vive con una especie de connaturalidad esa realidad que a todos nos afecta... Pero no es un libro sombrío, estas narraciones son un canto a la vida, a la amistad, al amor, manifestado con frecuencia en un asombro ante la belleza de la vida cotidiana... Destacan las aperturas magistrales de algunos relatos y los cierres de las historias: no encuentra Ramoneda atajos o soluciones fáciles, ni lo pretende: hay relatos de final abierto o triste o duro, como la vida misma, pero de fondo hay una atención compasiva del ser humano, que es tratado con respeto y afecto, y en muchas narraciones se vislumbra explícita o implícitamente una mirada esperanzada, cristiana, porque Dios cuida siempre de su criatura, aunque esta no le conozca o incluso le rechace.

jueves, 25 de agosto de 2016

"Miguel de Cervantes. La conquista de la ironía". Una buena biografía, en su IV Centenario.

"Miguel de Cervantes. La conquista de la ironía". Jordi Gracia. Ed. Taurus. Barcelona, 2016. 450 páginas. Jordi Gracia, Catedrático de Literatura de la Universidad de Barcelona, ha escrito una magnífica biografía del autor de El Quijote, en el año que se celebra el IV Centenario de su fallecimiento. En esta biografía se resalta: La vida de Miguel de Cervantes, y su siglo, el XVI español y la primera parte del XVII, es apasionante: Sevilla, cuando era el centro económico del mundo; antes, Alcalá, Valladolid, Madrid… Su estancia de joven en Italia, su participación en la batalla de Lepanto, donde fue derrotado el dominio naval turco, y fue herido de gravedad el joven Miguel Cervantes, perdiendo la mano izquierda; su captura con su hermano Rodrigo y cautividad en Argel, donde había más de 25.000 cristianos presos en espera de ser rescatados, sus cinco intentos de fuga; sus dificultades para salir adelante, su trabajo como recaudador de impuestos, su prisión… Los preparativos para la Armada Invencible contra los ingleses. La corte del Rey Felipe II, el soberano más poderoso de su época… La familia de Miguel de Cervantes, su boda, las dificultades familiares de sus hermanas, y otros avatares familiares… Los escritores del siglo de oro español: Lope de Vega, su primera amistad, y su posterior animadversión, Mateo Alemán, Luis de Góngora, el joven Francisco de Quevedo, Vélez de Guevara, Villamediana, y tantos otros, que van circulando por esta documentada biografía. Y al filo de este relato, cómo va componiendo Miguel de Cervantes, primero La Galatea, los poemas y obras de teatro… Y su década prodigiosa desde la publicación en 1604 de la primera parte de El Quijote, que tuvo un éxito inmediato, hasta Las Novelas Ejemplares, Los Entremeses, la Segunda parte de El Quijote y la publicación, ya póstuma, de El Persiles. Me ha interesado este siglo que vivió Miguel de Cervantes y la gran galería de hechos memorables y de personajes políticos, militares, literarios y eclesiásticos que se cruzan en su biografía y que Jordi Gracia retrata con respeto y acierto. He echado en falta una mayor comprensión del autor de la biografía sobre el alma y corazón cristiano de D. Miguel de Cervantes. Me da la impresión que no ha sabido calar en el fondo del Cervantes persona, y como consecuencia, en su gran obra El Quijote. Si no he entendido mal, Jordi Gracia sostiene que Cervantes es el inventor de la novela contemporánea porque supo reflejar en su escritura que “no hay verdades absolutas, que una cosa y su contraria pueden ser igualmente verdaderas”, y esa distancia literaria que toma de la verdad, sin ser un escéptico ni un relativista, es la base de su gran hallazgo: la conquista de la ironía. Respeto esa opinión e incluso la suscribo, con esta salvedad: pienso que Cervantes era un profundo conocedor del alma humana por experiencia vital y por reflexión personal, y precisamente porque sí tenía por ciertas algunas –pocas- verdades absolutas, las que tiene un buen cristiano con una buena formación, como era el caso de Miguel de Cervantes, pudo escribir El Quijote, tomando distancia de muchas ideas que se toman por verdades absolutas y no lo son en realidad. La cosmovisión cristiana, de la que participaba por convicción profunda Cervantes incluye un modo de ver a Dios, el hombre y el mundo. Por supuesto, esta verdad es poliédrica y puede verse desde distintos puntos de vista. Y precisamente quien tiene claros estos pocos absolutos morales, se da cuenta de que todo lo demás es relativo. Me parece que este es el fundamento de la capacidad del autor de El Quijote de escribir como escribió, con una mirada llena de compasión hacia sus personajes, riéndose y llorando con ellos, mirándoles en cierto modo “con la mirada de Dios”, de la que participa un cristiano cabal, como Cervantes, que da importancia a lo realmente importante (muy poco, “lo único necesario”, en expresión evangélica), y toma distancia de todo lo demás, leyendo los avatares de la vida “sub specie eternitatis”. Fruto de esta visión es el sentido del humor y la comicidad en el tratamiento de los personajes, las sabias palabras y conversaciones de El Quijote y Sancho, y sus acciones, muchas veces disparatadas, pero llenas de humanidad.

domingo, 14 de agosto de 2016

La muerte de Sócrates. Romano Guardini.

La muerte de Sócrates. Romano Guardini. Ed. Palabra. 366 páginas. Conjunto de reflexiones del gran pensador, Romano Guardini en uno de los cursos de la asignatura que impartió a universitarios en la Universidad de Berlín dentro de la asignatura, creada para él, sobre “Filosofía católica de la religión y Cosmovisión Católica”, según la sugerencia que le hizo el filósofo Max Scheler. Uno de los cursos lo dedicó al estudio de los grandes fundadores del pensamiento europeo: Sócrates y Platón. En este caso, Romano Guardini analiza uno de los grandes hitos de la historia intelectual de Occidente: la muerte del maestro filósofo Sócrates por defender la verdad en la que él creía, como un acto de justicia hacia la verdad misma. El autor lo hace mediante el comentario de los siguientes diálogos platónicos, Eutifrón, Critón y Fedón y la Apología de Sócrates. No soy un experto en filosofía, pero este libro me ha parecido muy interesante porque pone en contexto cada uno de los diálogos de Platón que comenta: quiénes son los que intervienen y por qué dicen lo que dicen: da las referencias necesarias para entender más cabalmente las reflexiones y los argumentos. Y pone en primer plano la belleza de una vida en la que el compromiso con la verdad y la justicia se toma con tanta seriedad, que se está dispuesto a dar la vida por ese compromiso, como así hizo Sócrates, con un vigor que ha recorrido la historia europea durante veinticinco siglos y ha sido uno de los fundamentos de la civilización occidental. Muy recomendable

lunes, 4 de julio de 2016

El fin de la modernidad. Ensayo de Romano Guardini.

El fin de la modernidad. Romano Guardini. Ed. PPC Ensayo editado por PPC en 1995, con prólogo muy elocuente sobre la vigencia de Romano Guardini, escrito por uno de los grandes expertos en el autor en España, el Prof. Alfonso López Quintas. Me he interesado en este libro por la cita que hace de él el Papa Francisco en Laudato Si. El autor hace un recorrido por el sentido de la existencia e imagen del mundo en la Edad Media (Capítulo 1), el nacimiento de la imagen moderna del mundo (Capítulo 2), para acabar con el desvanecimiento de la imagen del mundo de los tiempos modernos y la formación de una nueva imagen (Capítulo3). La conclusión, si he entendido bien al autor, es que la modernidad, que centró su mirada en el hombre y los derechos que le pertenecen por su dignidad, perdió pie porque no reconoció que su visión del hombre se apoyaba en la Revelación cristiana, en los valores del Evangelio. El autor apunta a estos tiempos y a “los últimos tiempos”, a la visión escatológica, no porque considere cercano el fin del mundo, sino porque contempla la vida del hombre, de la persona y su plenitud, a la luz de su llamada a la comunión con Dios en esta vida y en la vida futura. Y esta vida se vive de un modo nuevo a la luz de la futura. Lo que me ha llamado más la atención del ensayo son las páginas que dedica al poder que ha alcanzado el hombre sobre la naturaleza, gracias a los avances de la ciencia y de la técnica, y cómo ha faltado un crecimiento paralelo de la responsabilidad. En este sentido, enfatiza el respeto al medio ambiente y a la naturaleza, con unas consideraciones que se adelantan en muchos años a las políticas de cuidado actuales. A la edición que comento, acompaña un breve trabajo cuyo título lo dice todo: “Quien sabe de Dios, conoce al hombre”.

martes, 31 de mayo de 2016

El espíritu de Dostoyevski, ensayo de Nicolai Berdiaev.

El espíritu de Dostoyevski. Nicolai Berdiaev. Ed. Nuevo Inicio. 253 páginas. Reedición de un clásico del filósofo ruso, Nicolai Berdiaev, expulsado de Rusia por los soviéticos en 1922, en el famoso “barco de los filósofos”. Y afincado en Francia desde entonces. El origen del libro son las conferencias que pronunció Berdiaev en 1920 en Moscú, ya dominado por los soviéticos. Con gran claridad y hondura, el pensador afronta los grandes temas de la obra de Dostoievski, que son los grandes temas de la literatura y de la filosofía y de la vida: Dios, el hombre, la libertad, el mal, el amor… En la obra de Dostoievski, al analizar la situación de Rusia (hay un capítulo del libro de Berdiaev dedicado al alma rusa, según Dostoievski), se anticipa lo que sucedería en ese gran país unas decenas de años después: la revolución comunista. Berdiaev dedica un capítulo a analizar la leyenda del Gran Inquisidor, que trata del hombre que se hace dios, contrapuesto a Jesucristo, el Dios-Hombre. Y, con gran finura de análisis, Berdiaev expone que Dostoievski no criticaba tanto al catolicismo romano como al socialismo totalitario, el comunismo, al que se anticipó, que pretende la felicidad del hombre, el paraíso en la tierra, coartando la libertad y controlando todo. Con la mayor y más cruel tiranía que ha conocido la historia… Berdiaiev. Que en un tiempo fue socialista y marxista, se distancia del marxismo y lo define como una religión que pretende salvar al hombre organizando su vida, no solamente sin Dios, sino contra Dios, y por tanto, contra el hombre. Y en 1909 ya escribe: “por senderos complicados y sinuosos llegué a la fe y a la Iglesia de Cristo, a la que considero ahora como mi madre espiritual”. Concluye Berdiaev con un análisis de la grandeza y los límites de la obra de Dostoievski, y su significación para nosotros en la actualidad: la grandeza de la libertad y sus riesgos, que no por ser una aventura arriesgada, ha de dejar de intentarse, pues es la única forma de crecimiento y, por tanto, de felicidad del hombre y de cumplimiento de su vocación divina al amor, pues el mismo “Dios ha querido correr el riesgo de nuestra libertad”, en frase feliz de San Josemaría Escrivá de Balaguer.

martes, 24 de mayo de 2016

"Lila", novela de Marilynne Robinson

Lila, novela de Marilyne Robinson. Ed. Galaxia Gutenberg. Barcelona, 2015. 297 páginas. La autora, profesora universitaria, ensayista y crítica literaria, reconocida con el Premio Pulitzer y el National Book Critics Award de 2004 por su novela “Gilead”, ambientada en una pequeña población rural de Iowa, vuelve a los personajes de esa obra, el pastor metodista John Ames y su mujer Lila. En “Gilead”, la voz narrativa y el punto de vista es el del pastor John Ames, ya mayor, que escribe una larga carta a su hijo de siete años, que tuvo ya muy mayor, para contarle sus recuerdos y todo lo que le gustaría contar a su hijo, pero presumiblemente no podrá, para que las lea cuando tenga más edad y pueda entenderlas. John Ames es un hombre piadoso y rezador, que sirve a los files confiados a sus cuidados con esfuerzo y dedicación, y afronta los dolores y misterios de la vida acudiendo a la oración y a la Biblia; sorprende la naturalidad, hondura y belleza con la que el relato expresa la relación con Dios y su creación y sus criaturas. Esta novela, “Lila”, está escrita desde el punto de vista de la esposa del pastor, niña que nace en una casa desolada, en la que no es cuidada, y es “robada” a los tres años por una mujer, Doll, que la cuida y la salva. Sin ninguna formación, sin apenas familia, viviendo de acá para allá con unos sin hogar, que duermen al raso, y viven donde hay trabajo, emigrando de continuo por la gran geografía de Estados Unidos, llama la atención esta historia de aprendizaje y redención, dura, en la que se expresan con crudeza las cortantes aristas de una vida sin familia, sin hogar y casi sin amor, salvo el de Doll en su infancia, donde la bondad y el amor de un pastor cristiano protestante, primero humaniza y poco a poco, abre el corazón roto y lleno de cicatrices de su esposa Lila a algo más allá, contando con el tiempo. Con naturalidad, en el día a día, Lila descubre la belleza implícita de la fe cristiana a través de la vida ordinaria de esa comunidad rural y, sin grandes conversiones, Lila se abre a una fe arraigada en la vida de su marido y de las personas de su pequeña comunidad. Muy bien escrita, es alta literatura.

miércoles, 11 de mayo de 2016

"Gilead", de Marilynne Robinson. Una obra maestra

"Gilead". Marilynne Robinson. Ed. Galaxia Guttenberg. 267 páginas. Novela ambientada a mediados del siglo XX en Iowa, en un pueblo pequeño del campo del Midwest americano profundo. La forma literaria es una larga carta del pastor metodista John Ames a su hijo, de siete años, que ha tenido ya mayor, contándole su vida y la de su familia y todo lo que quiere que sepa, para que la lea cuando crezca y pueda entenderlo. El pastor está al final de una larga vida de servicio a su pequeña congregación rural. Es hombre muy piadoso, hijo y nieto de pastores metodistas. Su relato está cargado de referencias y citas de la Biblia, muy bien traídas. Su figura despierta la simpatía y llama la atención que en una novela que ha ganado el Premio Pulitzer de ficción y el National Critic Circles Book Award, se trate con tanta naturalidad y calidad literaria la relación del hombre con Dios, la belleza de la Creación como obra de sus manos, y la obra de salvación de Jesucristo. Es un libro de gran belleza formal, reconfortante. Y se lee con ganas de conocer el desenlace, pues enlaza diversas subtramas que despiertan el interés. Si Flannery O’Connor planteaba sus obras como “un puñetazo en el estómago” del lector, secularizado y distante de Dios, para hacerle reaccionar y sus criaturas eran sorprendentes por el extraño mundo en que vivían y sus historias manifestaban con toda su crudeza la violencia, la pobreza, la incultura y la marginación, Marilynne Robinson ha creado unos personajes llenos de nobleza y un mundo límpidamente bello, sin ocultar la dureza y las penas de la vida: los ojos de este piadoso pastor metodista nos muestran un Dios cercano que acompaña la vida de los hombres, que cuida y protege a cada uno.